Artículos Lana y tejido

5 razones por las cuales NO ESTÁS OBLIGADA a regalar tus patrones

Enero 25, 2017
5 razones por las cuales no estas obligada a regalar tus patrones de tejido

 

Si te encanta hacer manualidades como a mi, y probablemente tengas vida en las redes sociales, es inevitable compartir tus avances, proyectos terminados, o ideas que te apasionan. Además, probablemente tengas un círculo de amigas que también comparten contigo tus mismos intereses, ¡mayor razón de mostrar orgullosa tus creaciones!.

Pero lamentablemente me ha pasado (y he leído frecuentemente), a conocidas mías que les piden sus patrones de sus tejidos. Ellas publican sus trabajos en Flickr, Facebook, sus blogs, y reciben mensajes de desconocidas:

“¡Hola! ¿Me mandas el patrón de cómo lo hiciste? ¡está buenísimo!”.

Suena muy inocente y la camaradería te puede hacer ceder ante la presión. Pues bien, no estás obligada a enviar dicho patrón y no es una cuestión de mala voluntad, hay otras razones. Y con las explicaciones correctas, la persona quien lo solicitó debiese entenderlo. O muéstrale este post.

Razón número 1: tu “hobbie” puede que sea mi “trabajo”

La cantidad de redes sociales y de plataformas de comercio han permitido que absolutamente cualquier persona tenga acceso a vender productos o servicios. Quizás el mercado al que apunto no es mi propio país, pero aún así, existe una comercialización y valoración del producto que estás viendo. Lamentablemente con las manualidades existe aquella delgada línea entre quienes lo hacen como hobbie y quienes comercializan sus productos, y por supuesto que debe haber respeto entre ambas corrientes.

El mejor ejemplo es el siguiente: cuando vas a un restaurant y te encanta el plato, ¿le pides al chef la receta? ¿piensas que te la daría?.

 

Razón número 2: el proyecto terminado que ves es producto de tiempo y conocimiento

Que el tejido que estés viendo no tiene objetivo comercial, no significa que no tenga valor. Para hacer una manualidad, cualquiera, debes invertir mucho tiempo en aprenderla, practicarla y perfeccionarla. Probablemente ves mi tejido y para hacerlo tuve que leer libros al respecto, vi videos en YouTube o incluso tomé clases presenciales y le pagué a un profesor para que me enseñara. Todo eso se puede valorizar, aunque no se venda mi producto final.

En inglés se llama el Know-How: “Conjunto de conocimientos técnicos y administrativos que son imprescindibles para llevar a cabo un proceso comercial y que no están protegidos por una patente”.

Razón número 3: invertí dinero en este producto final.

Nuevamente, independiente si el producto final es hecho con fines comerciales o no, lo hice en base a materias primas. Dependiendo de la actividad que realice, estos materiales pueden ser más o menos costosos y constituyen parte del valor intrínseco del producto (¡sin contar el valor del tiempo invertido en hacerlo!).

Imagina esto: escogí los materiales y los busqué, los compré, dediqué amor en esa elección y mi idea final es regalarle ese tejido a mi mejor amiga. Quiero que tenga algo único que nadie más en el mundo tenga.

La pregunta es: ¿quiero compartir esto con un extraño y que mi amiga deje de tener esa pieza única?.

Lamentablemente hay tanto movimiento de información en las redes sociales, gente entregando tutoriales, videos, paso a paso e instrucciones, que hay personas que piensan que esto es OBLIGATORIO y GRATUITO de ser entregado y no lo es.

 

Razón número 4: no todos saben escribir patrones/instrucciones

He tenido la suerte de conocer a talentosísimos artistas de todo tipo de manualidades, personas que tienen más creatividad en la uña del pie que yo en todo mi cuerpo. Inventores, soñadores, todo lo que hacen o tocan se convierte en literalmente arte. Pásales cualquier material y lo harán lucir hermoso. Pero tener este talento no significa saber “traducirlo” en indicaciones para que otro aprenda y entienda. Quizás nunca lo han hecho, no les interesa, o involucra un proceso mental en el cual no están familiarizados. Pastelero a tus pasteles.

En la universidad recuerdo a un profesor de dibujo muy talentoso, nos hacia ejemplos en la pizarra maravillosos, quedé asombrada las primeras clases. El asombro pasó a desilusión cuando vi que yo y otros a mi alrededor simplemente no entendíamos sus indicaciones, eran poco pedagógicas o poco amables. No me iba bien en dibujo. Pensé que era yo el problema, a pesar de verlo también en mis pares, hasta que unos años más tarde el profesor cambió y aprendí mucho más. Me sentí cómoda con algunos aspectos del dibujo y con el ramo (incluso me empezó a gustar 🙂 ).

 

Razón número 5: ¡a mi me costó mucho!

Hey, ¿y si estuve semanas o meses tratando de completar mi proyecto? ¿y si pasé por frustración, enojo, cansancio y tuve que levantarme a mi misma numerosas veces para lograrlo?.

Mis sentimientos y mi proceso con el producto final son parte de mi experiencia, ¿y tu quieres obtenerlo en 1 click?. Debe haber respeto en el proceso creativo y técnico en cada proyecto y quizás no sea tan fácil para mi entregarte mis emociones y trabajo para que tu lo resuelvas de manera fácil. No te enojes si te digo que no.

Es lo mismo que cuando estás en el colegio y te lees todo el libro para hacer un torpedo. Y luego llega alguien y te copia el torpedo. Si yo pude leer el libro y hacer el torpedo, ¿por qué tu no? Es el camino del “trabajo” y ¡te lo estás saltando!.

(No mamita, mentira, yo nunca hice torpedos, era un ejemplo solamente).

Finalmente es TU DECISIÓN y es respetada si deseas compartir o no tus patrones. Incluso puede que tengas unos gratuitos para compartir y otros que sean pagados. Pero no sientas que por ser una “manualidad” debes entregar todo tu conocimiento en un patrón ante cualquiera que lo pida, es la misma desvaloración que vivimos de los artículos hechos a mano versus los creados de manera industrial. Si lo hice a mano, ¡me costó mucho más! Y hay un valor en lo único que es.

¡Cuida y quiere tu trabajo! Y si tomas la decisión de regalar tus patrones o instrucciones, te felicito. Pero recuerda: no obligues a otros a hacerlo también.

Un abrazo,

Marina

¿Has recibido esos mensajes: “¿Me mandas el patrón de cómo lo hiciste?". Suena muy inocente, pero no estás obligada a hacerlo, ¡aquí te digo por qué!.

También podría interesarte

4 Comentarios

  • Dejar una respuesta laly Febrero 7, 2017 at 10:19 am

    Linda Marina…
    me encanta tu blog!!
    y SÍ!!! obvio que tus trabajos son MUY re valiosos…y re valorables…todas las razones son válidas!!
    Muchas gracias por compartir tu amor al tejido!
    besito

    • Dejar una respuesta marinatorreblanca_xauvkl Febrero 7, 2017 at 10:34 am

      Laly! Muchas gracias por tus lindas palabras! Lo que escribo lo digo de mi perspectiva y la de muchas amigas que conozco y que tienen a veces las mismas dudas y no saben qué hacer ante estas situaciones!!! Me da pena porque finalmente siempre nos terminamos enfrentando a alguien quien no respeta nuestras decisiones como tejedoras 🙁 un abrazo y que tengas lindo día!

  • Dejar una respuesta Sofía Junio 26, 2017 at 12:33 pm

    Totalmente de acuerdo!!! Te quería preguntar si sabrías más menos cuánto cobrar si te ofrecen comprarte patrones e instructivos. En mi caso una marca de lana quiere comprarme patrones para después vender kits de tejido con materiales e instrucciones y no sé si lo que estoy cobrando es poco o mucho.
    Además, ¿se deberá cobrar adicional si les propongo distintas combinaciones de colores a partir de su pantón aparte de la que propuse en la muestra??? Sería de mucha ayuda tu respuesta!

    • Dejar una respuesta Marina Junio 28, 2017 at 12:41 pm

      Hola Sofía! Es difícil ponerle precio a eso, pero puedes buscar en Etsy por ejemplo cuanto cobran las personas por sus patrones (como referencia ya que ellas se mantienen como autoras del patrón!). Ademas debes tener en cuenta la visibilidad y publicidad que tendrá tu patrón, si serás citada como autora o solamente lo venderás y se perderá tu autoría, si ellos lo re-venderán a otros lados, etc. El que tenga otra combinaciones de color quizás deba tener un delta un poco mayor pero no el doble del valor del patron original, ya que la combinacion de color es un know how tuyo y de creatividad en la mezcla de tonos. Espero te sirva! ¡Saludos!

    Dejar una respuesta

    Unete a nuestra mailing list!

    ¡No te pierdas ningún
    patrón de tejido o tutorial!

    Ingresa tu correo y únete a otros tejedores para recibir directamente a tu correo los últimos patrones y paso a paso para aprender a tejer.

    ¡Perfecto! Espera nuestros correos en un tiempito más ;)

    Powered byRapidology