Historias Lana y tejido

Hola, volvi!

Enero 28, 2019
marina torreblanca tejido tejer

¡Uf! hace más de un año que no escribía por aquí 😱 Bienvenidos a los antiguos lectores y a los nuevos también.

Empiezo nuevamente mirando el pasado. Este 2019 es un año donde quiero enfrentarme a mis miedos y trancas. Quiero sentirme libre. Aquí hay un repaso, una historia, un alejarse del árbol que tengo en frente para poder contemplar el bosque, y lo quiero compartir con ustedes. De seguro tendrán una historia similar en sus vidas…

Cómo empezó mi historia

En el 2003 empecé a tejer. Ya sabía lo básico, pero tras caer enferma en cama por dos semanas, quise entretenerme y encontré en el tejido una opción. Con lo que sabía, pensaba que solo podría hacer bufandas (¡que equivocada estaba!), así es que quise buscar información en español en internet y no encontré nada. Empecé a aprender de sitios web en inglés muchos modelos y técnicas, y quise enseñarlo a toda la gente que como yo también hablaba español y no encontraban nada en nuestro idioma.

Así, en el 2004 creé lo que siempre he sentido como mi primer hijo: el sitio web revesderecho. El nombre lo inventamos junto con un compañero de universidad con el que estaba en clases en ese momento. Compré el dominio .cl y años después el .com. En él comencé a subir tutoriales, videos, información útil, noticias, modelos y patrones. Hacía personajes, dibujos, todo para hacer del aprendizaje del tejido algo totalmente entretenido. El sitio web, era el reflejo de quien era yo.

revesderecho.com!
Uno de los miles de rediseños que le hice al sitio web!

Para su logo escogí una ampolleta, quería que fuese el símbolo de la idea y la inspiración. Y ese sitio web, tan inocentemente creado en el 2004 sin buscarlo, se convirtió en una comunidad enorme donde muchas chilenos y chilenas me escribían en los comentarios y en los foros de conversación, así es que trasladamos esta comunidad digital a una física: comenzaron las reuniones de tejedores 1 vez al mes en La Tetería (Providencia). ¡Que lindos tiempos!. La comunidad era tan grande, que también hicimos distintas campañas de labor social relacionadas al tejido, llevando prendas que pudiesen abrigar a quienes más lo necesitaran. Aquí manos, lanas y amor habían de sobra.

Revesderecho salió en la revista Punto Net!! :D
El primer reportaje de Revesderecho en el año 2006.

Lo que estaba pasando aquí era muy novedoso. Siempre me escribían de programas de televisión o de revistas o diarios, buscando alguna cuña mía referente al tejido en chile, o el tejido como terapia, o que pasaba que ahora tejer estaba de moda o que hay gente más joven tejiendo, etc, etc.

Vida, Ciencia y Tecnologia, El Mercurio 12/09/09
Reportaje Vida, Ciencia y Tecnologia, El Mercurio 12/09/09

Siempre metida en el tejido, conocí los amigurumis. Y en el año 2006, comencé a dar el Taller de Amigurumi en el Instituto Chileno Japones. Por 4 años, estuve enseñando a tejer a crochet a cientos de personas, muchas jovenes, ¡y muchos hombres!, una técnica que aquí en Chile en ese momento, era la primera enseñando. El taller duraba 2 meses y el proyecto final, era un personaje diseñado por el mismo alumno/a.

Alumnos...
2 de Junio del 2007, algunos de mis alumnos y sus trabajos. El de la máscara es un hombre 😉

Mi presencia en la web relacionado al tejido en español era tan grande, que en octubre del 2006 llega una inusual petición a mi e-mail.

Me escribía la directora de Revista Paula, pidiéndome una entrevista para trabajar en la revista Tejer la Moda. ¡Dirigir una revista de tejidos chilena! ¡WOW! ¡El sueño de toda tejedora! Francamente, no me lo podía creer. Con mucho susto, me pregunté:

“¿Cómo una cabra chica de 23 años como yo, voy a dirigir una revista con 25.000 lectores a nivel nacional?”.

Y el susto duró 5 minutos y le dí. Porque era un sueño.

En el evento del finde

Trabaje ahí por 6 años, la experiencia más linda del mundo junto a gente muy pro. Conocí a grandes profesionales y grandes amigos. Con esas espaldas, le dimos alas al tejido y desarrollamos la Expolana, las ediciones de Colección de Puntos, las Enciclopedias del Tejido de Copesa, etc. “Tejer la Moda” no era tan sólo la revista, para mi era parte de Revista Paula, por lo que solicité el cambio de nombre a “Tejidos Paula”.

the best best best beeeesstttt
Entrega de las frazadas para la campaña “Paula teje por Chile” junto al Hogar de Cristo post terremoto. 9 de Mayo del 2010.

Dejar la comodidad

En el 2013 me replantié muchas cosas. Entre ellas, estaba no haber cumplido los 30 años y estar haciendo mes a mes exactamente lo mismo. Quería seguir creciendo y seguir aprendiendo, y en Revista Paula no había mucho como hacerlo. Presenté un proyecto: un proyecto digital, donde la tejedora empatizara, recibiera información, tutoriales, contenido… Hoy me río mucho porque ese proyecto que presenté en el 2013, es el proyecto que desarrollo conmigo misma hoy.

Muy valiente, dejé la comodidad y decidí dar un paso al lado de Revista Paula, y vendí mi proyecto personal revesderecho.com a empresarios del rubro de la lana. Trabajé con ellos hasta el 2014 convirtiéndolo en la tienda que es hoy, eligiendo los productos que estarían en la tienda, diseñando las etiquetas, diseñando el local, etc. Finalizada la tienda de Providencia, nuestros caminos continuaron de manera independiente.


Ouch.

El proceso de soltar fue duro. Creo que aún no lo supero… como les dije, fue mi primer hijo. Me alejé del tejido y las manualidades. Pero (tal como les escribí en mi Instagram) el universo me seguía tirando las patas para meterme en la lana: trabaje en 2 ediciones del proyecto que comercializaba Paris “Volver a Tejer” escribiendo las instrucciones de los tejidos que ahí estaban; y luego Virginia Demaria me pidió trabajar con ella en su libro. El tejido me decía:

Vuelve

En el 2016, embarazada de Mateo, me estaba buscando a mi misma y no sabía dónde encontrarme: algo me faltaba. Busque muchas formas y finalmente me di cuenta que necesitaba nuevamente tejer y desenvolverme en ese espacio digital… volver a tener contacto con la gente. A ese periodo le llame “la vuelta de carnero” (el primer post de este blog!). Por eso, volví a aparecer como marinatorreblanca.com y a través de mi Instagram emprendí con lo que más me gusta: explicar y enseñar.

Cómo embarazada o con el bebé pequeñito no podía hacer clases, comencé a hacerlo de modo digital con todos los tutoriales y vídeos que encuentran por ahí míos. Pero al pasar el tiempo mi amiguín Mateo se volvió cada vez más demandante y no pude continuar digitalmente, pero sí empecé a escaparme 2 horas a la semana a dar clases presenciales. ¡Creanme que el mundo digital absorbe mucho más que 2 horas a la semana! Y no les cuento cuánto necesitaba salir de la casa y ver gente nueva… ¡me hizo tan bien dar clases de tejido! ¡renací!.

Esas 2 horas de a poco se fueron convirtiendo en 10 a la semana, siempre dejando mucha leche materna congelada y coordinando todo para que él me extrañara lo menos posible. Mateo hoy ya tiene 1.8 años y es impresionante lo grande que está. Él es, nuestra familia es, y yo soy: inmensamente feliz!


El resto, es historia

Comencé a compartir nuevamente mis tutoriales, mis videos, patrones, todo lo que sabía, aprendía o conocía a través de este sitio web. También, de todas las redes sociales que tuve, Instagram es lejos la comunidad más positiva para recibir el contenido creado.

Las clases que doy hoy, me dan vida a mi.

El tejer, el tejido, es por lejos, mi alma.

Esta es mi historia. Todas las historias tienen distintos ángulos, y este es el mío.

¿Tienes alguna historia de crecimiento personal que te haga feliz y pleno/a? ¡Cuéntame!.

Un abrazo,

Marina

38 Comentarios

  • Dejar una respuesta Nara Enero 28, 2019 at 2:44 pm

    Hola Marina
    Muy bonita tu historia y cómo se desenvuelve a algo que naturalmente brota por tus poros, el crear y compartir lo que sabes, y haciéndolo en grande además, seca 😉 A mi también, como a ti, el amor por los tejidos creció en un momento de enfermedad, donde tenía demasiado tiempo y ganas de crear. Respecto a toda tu historia, tengo una pregunta: vives del tejido? o más bien, vives de enseñar? Yo aprendi de lo más básico, hasta ahora, que ya se crear mis propios patrones y demases, pero siempre el salto a lo profesional es lo que más dudas o miedos me genera; me encantaría vender patrones diseñados por mi, pero siempre he pensado que eso no llegaría más que a un hobby, donde además no podría ganar mucho, porque por más que me guste la lana, no se come lana para vivir, jaja 🙂 Un abrazo!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 28, 2019 at 2:48 pm

      Hola Nara! Estoy bien o estoy mal? Fuiste portada de revista Paula cuando lanzó su sitio web? Recuerdo esa foto y el mouse en tu oreja (si eres tu!). Que honor que me leas, que honor que seas la primera en escribirme. Sí, vivo del tejido, pero no de tejer. ¿se entiende?. El mundo del tejido no es sólo vender la pieza terminada (cosa que nisiquiera hago) si no que todo aquello que puede hacerse de forma lateral. No es facil, requiere ene contactos, alianzas, desarrollar producto atractivo y finalmente ser visible de a poco… pero como dices tu y como dice Calamaro… ¡No se puede vivir del amor! pero con mucho esfuerzo, del tejido sí. jejeje

      • Dejar una respuesta Nara Back Febrero 4, 2019 at 7:55 pm

        Esa misma soy, jaja! Tanto años han pasado de eso y muchas otras cosas 🙂 entiendo lo que me dices de vivir del tejido y no de tejer, yo tampoco podría porque cobraría un monto impagable por el tiempo que requiere y sabemos que si te pones a tejer por plata, arruinas el hobby 😂 pero hacer patrones? Me encantaría, aunque creo que es difícil, primero porque tejo “en inglés” y el test knitting “it’s a thing”… tendría que entrar a ese mundo de cabeza! Y además me pongo a ver gente demasiado seca que diseña patrones con MUCHA onda y termino frustrada mirando mis tejidos en jersey, con alguno que otro guiño menor, totalmente empequeñecida jajaja. Pero bueno, creo que lo intentaré, cada año me pongo mejor, quizás algún día lo logre 🤗 un abrazo Marina! Un gusto, ojalá nos pillemos por ahí en alguna clase de palillos ❤️

  • Dejar una respuesta Pía Vera Enero 28, 2019 at 2:50 pm

    Me encanta Marina!!! de verdad, tu historia es bacán! y la manera en que la cuentas, la hace tan cercana . Orgullosísima de que tú hayas sido mi profe de amigurumi y que gracias a ese curso, yo haya conocido el tejido a crochet y mira ahora! con mi tienda/taller! al fin encontré lo que me hace feliz
    Seca! <3 <3 <3

  • Dejar una respuesta Romi Enero 28, 2019 at 3:12 pm

    Marina
    Eres seca!. Me alegro mucho de que sigas entregando lo que sabes y que todos reconocemos que eres muy buena en eso!.
    Muchas te debemos el inicio o el regreso al mundo de las lanas. Yo feliz de que mi profe de Amigurumis (la cabra chica) fuera una mujer segura y generosa, que hasta el día de hoy sigo orgullosamente!.
    Un abrazo!!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:34 pm

      Que linda Romi! Me encantó tu mensaje y que rico saber que estoy por ahi en tu camino lanistico! un besote enorme!

  • Dejar una respuesta Jess Enero 28, 2019 at 3:23 pm

    Ay! Me encanto!! Que heavy lo de reves derecho eres demasiado valiente … te admiro… un abrazo y gracias por compartir tu experiencia. Muacs!!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:54 pm

      A veces leer a otros nos ayuda a dar otros pasos nosotros mismos! espero que mi experiencia le sirva a alguien!

  • Dejar una respuesta javi Enero 28, 2019 at 3:38 pm

    Ay Marina, me acuerdo de cuando contaste tu historia en clases y quedé plop! Un ejemplo de el que la sigue la consigue!! Me encantan tus fotos y tus trabajos, además de ser hermosos transmiten amor. Me alegro mucho de haberte cateteado para que me hicieras clases, fuiste la luz en un momento obscuro, y aunque ahora siga tejiendo Frankesteins, los amo porque por último sé todo el proceso manual que hay detrás, todos los puntos torcidos son mi creación!!!
    Y ahora la pregunta del millón…..terminaste el chaleco maravilloso por el que siempre te pregunto? (ya deberías regalármelo de tanta barra que le hago: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154831410022596&set=t.719242595&type=3&theater)

    Un abrazo y espero poder volver a ser tu alumna pronto!!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:56 pm

      No lo terminéeee!!! es mas, lo desarmé y regalé la lana!!!! Lleva muchos años castigado ese proyecto si que no queria que siguiera usando mi espacio y energia aqui. Adios! se convertirá en otra cosa mas util para alguien mas!!!! Y animo! hay que seguir intentando aprendiendo y fijandose muy bien ! Los conocimientos los tienes!!!!

  • Dejar una respuesta Carmen Gloria Caceres Enero 28, 2019 at 3:51 pm

    Hola Marina!
    Que historia mas inspiradora!.. te conoci por instagram, hace poco mas de 1 año que te sigo, me gustan tanto tus tejidos y que decir de los tutoriales o tips que compartes, son buenisimos!!.. al igual que tu deje el tejido por un tiempo.. pero un tiempo bien largo casi 10 años. sin tejer ni un solo punto… un dia sin pensarlo y sin saber porque me encontre comprando lanas y algunos crochet.. comence de nuevo a tejer, luego sin buscarlo llegaron los pedidos y algunas clases.. no he parado hoy me siento tan feliz tejiendo que no se porque lo deje un dia.. mi proximo desafio es retomar el tejido a palillos , aprender nuevas tecnicas y probar nuevos materiales.

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:56 pm

      Me alegro mucho! asi precisamente volvi yo, de a poco y sin darme cuenta el universo te da los empujones necesarios!!!

  • Dejar una respuesta Carola Enero 28, 2019 at 4:13 pm

    No conocía tu historia, yo volví a tener cuando nació mi hija en 2017 y los primero patrones que ví fueron tuyos en Pinterest y no entendía muy bien (despues de 20 años sin tejer) entonces mejor le hice un gorro a mi hija que no pudo usar por que ella creció cuando lo terminé… Jajaja
    (Ahora entiendo tu foto en revezderecho de providencia)

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:57 pm

      😉 todo calza viste? vamos! dale! tengo patrones muy sencillos, de seguro podrás lograr alguno! ve el tutorial y los videos de apoyo!

  • Dejar una respuesta Mercedes Enero 28, 2019 at 5:26 pm

    Marina!! Muy linda tu historia. Yo de tejido se lo básico que mi abuela me enseñó. Me encantaría que pudieras enseñarnos a las que no somos tan secas cómo aprender diferentes puntos y lectura de patrones, ya que no se .
    Muchas gracias por todo lo que compartes!!!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:58 pm

      Hola Mercedes! en mi instagram he realizado varias clases en vivo precisamente de lo que hablas… si no lo viste, atenta por si surgen otras! cariños!

  • Dejar una respuesta Vane Enero 28, 2019 at 5:43 pm

    Hola Marina! Que linda historia🤗 en mi caso estoy recién en el mundo del tejido y todo este mundo llego a mi vida en un momento difícil me quede sin trabajo en Agosto 2018, fue super duro después de trabajar 12 años para una misma empresa, me deprimi ene lo pase mal no sabia que hacer sentía que me sobraba el tiempo lo cual no era posible porque tengo dos hijos de 10 y 8 años en etapa escolar y es super demandante ya que hay muchas cosas que hacer con ellos estudio,actividades deportivas, cumpleañis etc.. Pero cuando ellos están en el colegio me faltaba algo así fue que un día una amiga me dijo que tejiera que eso mantendría mi mente ocupada,, pero fue mas que eso buscando tutoralies pude hacer mis primeros cuadrados granny y fue maravilloso me dio paz alegría y amor entregar algo hecho por mis propias manos a mis hijos fue lo máximo ❤️ después encontré instagram con mucha información y la primera tejedora que seguí fuiste tu Marina. Ahora al leer tu historia siento más amor por las lanas lo único que espero es seguir aprendiendo me falta muchísimo pero cada día siento que avanzó por ejemplo ya aprendí a comprar lanas no solo por el color si no también por las texturas jijiji te escribo desde Puerto Montt con la gran esperanza de hacer más cositas lindas
    Besos y muchos cariños desde la ciudad donde la lluvia se hace canción ✌️

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 12:59 pm

      Que linda tu historia Vane! y un altar a tu amiga que te recomendó tomar los palillos o el crochet para tejer porque más que mantener tu mente ocupada, la des-ocupa. Y esa paz, ¡es invaluable! me alegro mucho que estes en armonia y mucho animo en tus proyectos!!!!! suerteeeee

  • Dejar una respuesta Pilar Letelier Enero 28, 2019 at 6:15 pm

    Hola Marina!!! Eres una SECA!!! Tu amor por el tejido se nota al vuelo y es bacán todo lo que compartes por acá y en las redes. Como dices tu, el contenido digital quita muchísimo tiempo y es bacan que te des ese tiempo de compartir tus conocimientos con tus seguidores.
    Te mando mil besos y abrazos y sigue como lo estás haciendo porque es BACAN!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:00 pm

      I LOVE YOU PILI! también te admiro muchisimo!!!! eres el ejemplo que todas queremos seguir!

  • Dejar una respuesta Maite Enero 28, 2019 at 6:23 pm

    Marina te encuentro seca .. te sigo en las redes y soy tejedora amateur .. de a poco Me atrevo
    con cosas nuevas .. gracias por tanta ayuda por que cuando no se algo o necesito ideas nuevas de tejedor eres a la primera que busco por ayuda. Eres una seca y gracias por ser generosa y compartir tus técnicas!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:00 pm

      ¡Que rico Maite! me alegra mucho que mi contenido te sirva tanto! asi como yo comparto, tu tambien comparte lo que vayas haciendo y muestramelo por instagram!!! cariños!!!

  • Dejar una respuesta Monse Veliz Enero 28, 2019 at 8:09 pm

    Que linda historia! Harto chica empezaste y todo por tu pasión… Que rico poder hacer eso!
    Casa vez que paso pir RevesDerecho me acuerdo de ti y debe ser igual heavy la sensación de ver a “ti hijo” ahí todo grandote (de hecho el otro día le comentaba a mi pololo todo esto cuando vimos la tienda en el plaza egaña) sigue pa’lante Marina, eres una privilegiada de hacer lo que amas … abrazo apretado pa ti¡ y gracias por todo 🙂

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:01 pm

      ¡Muchas gracias chiquilla! Hay que darle para adelante y muchas cosas buenas pasaran! eso es lo que busco!

  • Dejar una respuesta Daniela Enero 28, 2019 at 9:55 pm

    Hola Marina!
    Después de leer toda tu historia, solo puedo decir que admiro tu valentía, yo llevo años tratando de dar el salto para vivir del tejido pero no me atrevo. Lo que relatas es digno de imitar. Solo queda agradecer lo que compartes, eres sequisima! Cariños, dale con todo este año

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:02 pm

      Hola Daniela! no es facil dar ese salto, en mi historia más me empujaron que yo dar el salto, y eso tambien es gracias al fruto del trabajo… cuesta ser valiente! mucho! pero hay que darle para adelante que pa atras no cunde 🙂

  • Dejar una respuesta babi crisosto Enero 28, 2019 at 10:05 pm

    Mariii siempre voy a opinar lo mismo de tiii!! Eres una seca!! Super valiente y con toda la pachorra para llevar a cabo tus ideales! Que increíble todo lo que has vivido en torno al tejido, me alegro tanto que hayas tenido el valor para contar todo esto porque de alguna forma si te cuesta igual significa que estas superandolo.
    Mariii eres tan super mega cahilupiiii que unas de mis metas tejeriles es conocerte y abrazarte e invitarte un cafecito con tejido ❤
    Mil abrazos y saludines desde el sur!!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:02 pm

      Algun dia nos conoceremos Babi! Y si, con un café. Justo y necesario. Un besito enorme!

  • Dejar una respuesta Mela de Araya Enero 28, 2019 at 10:33 pm

    Marina aaa… Seca seca seca… Me encantó. Me inspira a seguir con mi sueño aunque soy harto más vieja que tu… Ouch por eso… Jajjajajaja.. Abrazos de luz, bella!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:03 pm

      ¡Hey! no hay edad para esto… 😉 asi que nada de ouch aajajjaja

    • Dejar una respuesta María Torres Julio 17, 2019 at 8:44 pm

      Mariana qué bonita y valiente historia. Me he leído hasta los comentarios porque me has llenado el alma. Son las palabra más justas que siempre quise escuchar en cuanto a mi trabajo Tejeril. Ahora entiendo la frase de Calamaro. Recién ahora me doy cuenta y pierdo el miedo a diseñar. Amo tejer para los peques yo soy María de azulclaritoylu teje es mi microemprendimiento de hace unos años ya. Pero es una rueda donde siempre hay una traba. Vivo en la ciudad de Mercedes. Uruguay pero criada en Argentina. Una ciudad donde no puedo imponer el crochet de ninguna forma. Pero sigo adelante creo que algún día lograré mi objetivo. Abrazo enorme.

  • Dejar una respuesta Viviana Enero 29, 2019 at 7:26 am

    No sabía la historia de revesderecho! Que emoción.
    Yo volví a tejer hace como 4 años por la necesidad de hacer algo que me relajara y por la motivación de las guaguas que iban teniendo mis amigas. Es un hobby porque lo trato de conciliar con mi pega y 3 niños, pero trato de buscar los tiempos para poder tejer un rato. Ahora estoy esperando los días para salir de vacaciones, ir a comprar lanas y aprovechar de tejer más! Mil cariños y gracias por compartir tu historia

    • Dejar una respuesta Marina Enero 29, 2019 at 1:04 pm

      ¡Muchas gracias por tu comentario Viviana! El tiempo siempre esta en esos pequeños momentos: en la noche cuando ya todos duermen, en el viaje en bus, de copiloto en el auto, esperando a la consulta medica… podrán ser poquitos pero el tejido hay que llevarlo siempre! eso he aprendido! jejeje

  • Dejar una respuesta francesca pino alongi Enero 29, 2019 at 1:10 pm

    wow marina, me encanto tu historia, no la conocía completa, solo unos trazos de ella, yo también tejo, me enseño mi bisabuela cuando tenia como 10 o 12 años y como dices tu yo también pensé que solo podía tejer bufandas ( o mantas que era lo que mi abuela tejía) pero he descubierto un mundo infinito… ahora volví al tejido pero soy cocinera y esta profesión ocupa mucho tiempo, me gustaría ser solo artesana del tejido y bordado , estos han sido mi terapia estos últimos meses… mucho éxito en todo lo que sigas haciendo , y muchas gracias por todo lo que nos entregas en tus redes.
    Muchos cariños!!!!

    • Dejar una respuesta Marina Enero 31, 2019 at 11:19 am

      Creo que la cocina, tejido, bordado, todo lo que podemos hacer con las manos son diferentes dimensiones nuestras, de la vida, de nuestros intereses y capacidades. Podemos desarrollarlas en paralelo y recibir una satisfaccion distinta por cada una, te felicito por moverte en todos esos ambitos!!! un abrazo!

  • Dejar una respuesta Andrea Enero 29, 2019 at 10:30 pm

    Hola Marina!
    Yo fui una de esas lectoras de revés derecho. Recuerdo un gorro a palillos que estaba publicado ahí q tejí. Y tengo muchas revistas tb. Aprendí bastante. Admiro tu capacidad de enseñar, espero poder tomar el taller de calcetines xD, acá en la quinta región, ojalá un dia organices uno para las q trabajamos y no podemos muy temprano. Ah! Y tu nombre, mi amiga imaginaria de la infancia se llamaba marina. =) éxito en todo!
    Y gracias por lo q compartes.

    • Dejar una respuesta Marina Enero 31, 2019 at 11:17 am

      Jajjajaja que divertido todo!!! sin darte cuenta estaba mi cara detrás de todo eso! Iré a la V región pero a descansar, creo que las clases serán para mas adelante! Ya fueron en el invierno y fueron un exito! quizas se repita por esas fechas… un abrazo a ti y a tu amiga imaginaria 🙂

    Dejar una respuesta